Responsabilidad

Responsabilidad

En esta ocasión voy a seguir el camino empezado con mi anterior publicación, https://www.isaacsanchezcoach.com/?p=508#page-content, en la que hablaba de “Propósito”. Estamos a finales de enero de 2021 y han pasado ya suficientes días para que sepas cuántos de esos nuevos propósitos, que daban vueltas en tu cabeza a finales de 2020, se han convertido en realidad, cuántos has puesto en marcha y cuántos has abandonado u olvidado.

Si no has conseguido incluir esos nuevos hábitos, esas nuevas actividades en tu vida es muy posible que falte algo de reflexión sobre su importancia para ti.

Primero, ¿Para qué quieres esos cambios en tu vida? La respuesta a esta pregunta debe estar clara, es decir, qué te van a aportar esos nuevos hábitos o actividades en tu vida, qué persona diferente vas a ser si consigues incluirlos en tus rutinas diarias.

Segundo, ¿Qué te falta para asumir la RESPONSABILIDAD ABSOLUTA para que esos cambios se produzcan?

Hablo de responsabilidad porque es lo que necesitas para hacer realmente lo que quieres con tu vida, no lo que los demás esperan o desean, sino lo que realmente a ti te llena y te sale de dentro.

Una vez sabes lo que quieres, necesitas tomar decisiones para conseguirlo, decisiones sobre las cosas que están bajo tu control. Es ahí donde tiene que empezar tu responsabilidad hacia ti, comprometiéndote a no ponerte excusas, porque las excusas ya no son para la gente de fuera, sino hacia ti por no cumplir con las decisiones que has tomado.

Si no eliges lo que es importante para ti y no decides por ti mismo, alguien lo hará por ti, incluso en esas cosas que dependen de ti al 100%, cederás el control. Cuando eso te ocurra, si no te ocurre ya, te sentirás frustrado, resentido y resignado, y pensarás que es culpa de todo el mundo menos de ti, ERROR, es tú responsabilidad que eso no ocurra ¿estás dispuesto a asumirla?

Llegados aquí puede ser que quieras hacer muchas cosas a la vez, quizá son demasiados los objetivos y no sepas como decidir. El exceso de propósitos nos dispersa y nos bloquea, y al final nos quedamos sin nada.

Resulta esencial que sepas decir NO a algunos de ellos, para poder decir SI a otros y  dedicar tus recursos a ellos. El inversor Warren Buffett utiliza la regla del 25-5 para reflexionar y decidir:

  • Haz una lista de las 25 cosas que quieres hacer en la vida.
  • De esa lista, escoge las 5 más importantes.
  • Céntrate en esas 5 y olvida el resto, no vuelvas a pensar en ellas.

Responsabilidad absoluta significa dedicar todos tus esfuerzos y recursos para conseguir esas 5. Sólo decir SI a lo que se encuentre alineado para conseguir esas 5 cosas, y decir NO a todo lo demás.

Ser protagonista de tu vida no es sencillo, supone aceptar que te haces cargo de ti mismo pase lo que pase, sin excusas. Las excusas sólo te quitan poder y energía.

El protagonista es responsable, no es que lo solucione todo, elige enfocarse en las cosas que están bajo su control, y eso es lo que le hace capaz de responder a lo que le trae la vida.

Esta forma de vivir te dará la tranquilidad y la paz interior basada en enfocarte en cada momento en lo que es importante para ti y en dar tu máximo para conseguir lo que quieres, eso que te llena y que sabes que no te supone ningún esfuerzo, eso que sale solo y te hace disfrutar… ¡Justo eso que estás pensando ahora mismo!

¿Crees que puedes comprometerte contigo para conseguir lo que deseas?

¡Un abrazo!

Necesidades

Necesidades

Todos parece que tenemos claro a qué nos referimos cuando hablamos de necesidades. La pregunta es:

¿Tenemos cubiertas todas nuestras necesidades?

Esta pregunta puede derivar en otra:

¿Tenemos cubiertas nuestras necesidades internas?

Y claro, ante ésta última aparece en escena otra pregunta:

¿Cuáles son nuestras necesidades internas?

La base de nuestro bienestar, de nuestra felicidad está ahí, en conocer y hacer todo lo posible por satisfacer nuestras necesidades internas, de esta forma podremos ocuparnos mejor de los demás, porque primero nos habremos ocupado de nosotros. Es decir, empezar de dentro hacia fuera, para así poder ocuparnos de las de los demás, si llega el caso.

¿Cómo saber que no están satisfechas?

Es más fácil formular la pregunta que responderla. Voy a intentar contestarla utilizando frases típicas que usamos si no lo están y sensaciones que tenemos:

“Me siento rara pero todo va bien”

“Es una mala racha”

“Noto presión en el pecho y me encuentro nervioso sin motivo”

“La verdad es que no duermo bien hace tiempo”

“Si, ya se que es lo de siempre… Se me pasará”

“Es como una sensación que tengo dentro que me hace sentir que me falta algo”

Todo lo anterior tiene un punto en común:

No estamos ocupándonos de satisfacer nuestras necesidades internas.

Habrá quien no las conozca, habrá quien las intuya y no le gusten porque sospeche que para satisfacerlas será necesario mucho trabajo interior (que se mostrará en el exterior en nuestras relaciones) que sacará a la luz muchas cosas a las que no quieren hacer frente y habrá quienes las conocen, pero no se atreven a satisfacerlas porque hasta este momento el nivel de sufrimiento que les provoca es tolerable, todavía pueden sufrir más, o por lo menos eso creen, lo que no terminan de ver, no son realmente conscientes, es la factura que deben pagar para ese poco más de sufrimiento.

Estas últimas personas normalmente han creado un discurso perfectamente estructurado y lógico, con el que hacer frente a las sensaciones desagradables que ciertos estímulos externos les provocan, recordándoles que necesitan ocuparse de sus necesidades. De esta forma se protegen de personas, conversaciones y situaciones que puedan hacer visibles esas necesidades internas no satisfechas.

Este discurso está repleto de excusas y de historias que han construido a lo largo del tiempo que les sirve para justificar sus comportamientos ante los demás, pero sobre todo ante sí mismos por su falta de acción y de movimiento hacia la satisfacción de esas necesidades internas. Les da tranquilidad, una falsa y momentánea tranquilidad, hasta el próximo estímulo que haga que se vea que esa necesidad interna no está satisfecha.

Lo cierto es que lo único que hace falta para empezar a ocuparse de ellas es querer hacerlo, hacernos responsables de nosotros mismos desde dentro y dejar de poner la responsabilidad fuera para justificar lo que nos falta, en definitiva, dejar de hacernos la víctima y convertirnos en protagonista de nuestra vida.

Algunas preguntas que se me ocurren para que te ayuden a reflexionar son:

¿Qué es lo que te impide ser protagonista de tu vida?

¿Qué miedo/s hay detrás de ese comportamiento?

¿Qué sientes cada vez que explicas tu discurso tan bien estructurado?

Un abrazo!!

Amor

Amor

Esta palabra tan conocida, tan usada, tan demandada… Muchos de nosotros hemos perdido el sentido que tiene, querer estar para el otro.

Hace pocos días he podido sentir en primera persona lo que significa, es algo inmenso, incontrolable, te llena de tal forma que no puedes evitar llorar.

Hace pocos días se reunieron conmigo muchas de las personas más importantes de mi vida, hicieron esfuerzos considerables por estar a mi lado y por eso les di las gracias, y hoy vuelvo a dárselas desde estas líneas.

Como me dijo hace poco una amiga “EL AMOR NO TIENE MIEDO”, que cierto es. Todos hicieron esfuerzos de una manera o de otra, todos quisieron estar aunque las circunstancias no fueran favorables, da igual que fuera físicamente o de forma virtual, estuvieron a mi lado, y eso es amor, hacer que la otra persona sepa que estás ahí siempre.

En estos tiempos que nos ha tocado vivir parece raro hablar de amor, y sólo se entiende muchas veces en una relación sentimental. Sin embargo, yo me refiero al amor por el otro sin necesidad de que sea pareja sentimental, me refiero a querer siempre y por encima de todo estar para el otro en el momento en el que pueda necesitarte, me refiero a hacerle visible lo importante que es que esté en nuestra vida.

Escribo esto mirando al mar, escuchando las olas romper y acordándome de cada momento compartido con todas las personas importantes de mi vida. Como les pude decir hace unos días, soy quien soy gracias a ellos, a como se han relacionado conmigo y a todo lo que me han aportado.

Gracias de nuevo.

Ese amor que me habéis dado siempre es lo que me ha traído hasta aquí, ha sido un camino interesante, con muchos regalos, aunque algunos no supiera verlos al momento.

Esto último es lo que quiero transmitir, lo importante que es demostrar el amor que sentimos por las personas que nos rodean y que son importantes para nosotros.

El amor nos hace crecer a todos, no lo guardes por miedo o vergüenza, piensa cómo puede sentirse quien tienes enfrente al sentir el amor que le das, y el bien que puedes hacer con algo tan sencillo.

Un abrazo!!!